domingo, 30 de octubre de 2011

Recitándole mis penas.

Tengo una duda que me agobia y me entristece.
Quiero quitarla del alma si la guitarra me ayuda
les voy a contar mis penas.
Hace un tiempo y allá lejos
me enamore de una  moza.
Pero, ha decir verdad
mi amor no me fue correspondido.
El corazón, la eligió y esperanzado le dije...
Mire moza; el rancho es chico
cada tanto falta el pan; se suele llover el techo
no tengo trabajo fijo
ni ganas de conseguirlo.
Si a usted le parece bien.
Que nos mantengan los suegros.

Al otro día, tempranito
fui a visitarla a su estancia.
Me dijeron que salio, que no vuelva por el pago.
La verdad yo no entiendo como pueden ser
con el amor, tan desconsiderados.
Abra sido mis propuestas
que no terminaron de gustar.
Asina me quede solo
mano a mano con usted
recitándole mis penas.