jueves, 8 de diciembre de 2011

La convivencia equivocada por Martín Lata

Mas de una vez me dijeron
que a la hora de convivir
los animales, suelen darnos ejemplo.
En mi caso le comento.
que en mi rancho convivían
un viejo gato taimado
y mi lora la Ruperta
.

Más que lora, era una artista
cantaba que es un contento
en la mañana temprano, pedía papa, decía mi nombre, Don Lataaa.
Caminaba por el patio, corría al gato
que le huía por el terreno.
La verdad, era un encanto
hasta que el gato en un arranque
felino, recordó a sus instintos
y de un solo zarpazo
termino la convivencia.