jueves, 12 de abril de 2012

Cuesta poco y es una manera de conservar la tradición.

De pronto me ha entrado miedo
de verme reflejado; en la Revista
que escriben los Museos del Desierto.
Ayer, al mirar la portada
me he quedado sorprendido.
Porque en una de las tapas
una foto de este gaucho
montau en un redomon
a quedado reflejada; es que esa imagen tiene
al menos 50 años; la pucha que pasan rápido
los años en este tiempo; sera el cambio climático
que acelera el almanaque; la verdad me a dau por pensar.

Que bueno es que la gente nos conozca
mediante esta publicación...
No deje de reservarse la décima edición
cuesta poco y es una manera de conservar la tradición.
En Casbas encargue-le a Salgado un ejemplar
hasta su casa seguro, se lo alcanzara...