lunes, 20 de julio de 2015

Hay una cruz en el pago

Por Martín Lata*
Hay una triste historia que nació en un pajonal, en un puesto de la estancia llamada del salitral.
Cuentan que en una tarde cuando el sol ya se escondía dos hijitos del puestero jugaban a la escondida entre
las matas crecidas, cuando un puma hambriento  que estaba agazapado, ataco al mas pequeño que casi no ofreció resistencia.
El grito, heló la sangre de su madre en la cocina que imaginando algo malo corrió al patio sin tardanza, para ver como el puma espantado por su otro hijo huía al pastizal.se acerco corriendo donde quedo el pequeño y un charco de sangre anunciaba la desgracia.
Seria un puma cebado argumentaba el paisanaje, que pronto armo el patrullaje para buscarlo en el monte. Dicen que fue el propio padre el que llevando al pequeño sobre el lomo del caballo lo vio morirse despacio como quien no quiere marcharse del mundo, ni dejar a sus hermanos.
Hoy una cruz en el pago simboliza aquel confuso momento donde un animal que pocas veces ataca al ser humano produjo una tragedia; allí quedo abandonado el puesto que nadie volvió habitar en memoria de ese niño, que hoy debe ser un angelito en las manos del señor.

* Autor Néstor O Salgado
Escritor Argentino
Si desea leer noticias sobre ataques de pumas a seres humanos lea como ejemplo esta noticia http://www.lanacion.com.ar/77343-un-puma-mato-a-un-bebe-en-las-cataratas o busque más en el buscador de su pc